Últimas noticias

Obras en Bahía Blanca, claves en la disminución de siniestros viales

La realización de obras viales en sectores estratégicos cercanos a la ciudad de Bahía Blanca, ha logrado una importante reducción en el número de accidentes y de muertes en el tránsito. Se trata de obras que comprenden las rutas provincial 51 y nacional 33. En la ruta nacional 35, en el tramo antes de llegar a La Pampa, el nivel de accidentes sigue siendo alto.

Un relevamiento desarrollado por el portal informativo «La Nueva» reveló que la cantidad de accidentes, principalmente con víctimas fatales, en las rutas que concluyen en la ciudad de Bahía Blanca «ha disminuido en este último año y medio».

Este fenómeno se aprecia particularmente en dos rutas cercanas, caracterizadas por una alta densidad de tránsito y reiterados sucesos trágicos: la ruta nacional 33, en los 132 kilómetros que van desde Pigüé hasta Bahía Blanca, y la ruta provincial 51, en los 121 kilómetros que separan a Coronel Pringles de Bahía.

Según el artículo que firmó el periodista Guillermo D. Rueda, en la década que media entre 2008 y 2017, hubo un promedio de 17,3 accidentes en la ruta nacional 33 ,con un índice de 4,3 víctimas fatales; mientras que en la ruta provincial 51 el promedio de accidentes fue de 17,7 por año y el de casos fatales, casi de cinco (4,7).

La obra integral de la RP 51 en los 35,3 kilómetros más trágicos de los últimos 10 años en la región cercana a Bahía Blanca, comenzó en abril de 2017 con un presupuesto de 575.699.000 pesos. Se prevé concluirla a fin de año.

En la ruta nacional 33 las obras de construcción de la autopista de 32 kilómetros, desde la rotonda de Bosque Alto hasta el kilómetro 41, tras las lomadas, curvas y contracurvas, comenzó en diciembre de 2017. El presupuesto ya superó los 2.540 millones de pesos y el avance actual es superior al 15 por ciento.

Estas obras se extienden a otros tramos complejos con recuperación de calzada a 10,30 metros de ancho, así como, en la RN 33, varios tramos más allá de la autopista con la misma característica de 7,30 metros, más 1,5m a cada lado de la banquina.

Para Pedro Silberman, del Grupo Interdisciplinario para el Estudio de las Colisiones Viales y decano del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Sur, «todos los cambios se deben analizar con una perspectiva temporal más amplia». 

«Lo aclaro por las rutas 33 y 51 que, hoy, están siendo intervenidas. Son más controladas y tienen sectores lentos, todo relacionado con las obras en curso», agregó. «Probablemente esto haya derivado en que la gente sea más prudente. Además, las zonas donde se trabaja son de alta complejidad», evaluó.

Silberman estimó que, una vez terminadas las obras, seguramente habrá una baja sustancial en la tasa de accidentes, principalmente en el tramo de la autopista de la RN 33.

Más allá del cada vez mayor tránsito de camiones por la producción récord de granos que llega al puerto de Ingeniero White, cuyo incremento es determinante para el aumento del número de accidentes, «no puede obviarse la coincidencia del inicio de las obras viales con la caída del número de incidentes», consideró La Nueva.

A partir de una difundida peligrosidad, no debe dejarse de lado una aparente mayor conciencia cada vez que los conductores suben a estas rutas.

«¿Si los datos son esperanzadores? Es muy bueno si los valores bajan, claro, pero no es para quedarse tranquilo porque aún siguen siendo altos. Y no solo en la región, sino en el país», aseveró Silberman.

Las otras dos rutas que llegan, o pasan por Bahía Blanca, son las rutas nacionales 3 y 35. Esta última discurre gran parte de su recorrido por la provincia de La Pampa.

En el caso de la primera, la caída es semejante respecto de los casos anteriores e, incluso, un poco menor respecto de hace 10 años. En la RN 3, en un radio de hasta 50 kilómetros alrededor de Bahía Blanca, en este año y medio hubo un caso fatal y una decena de heridos, en 12 accidentes.

En cambio en el mismo lapso en la ruta 35, siempre en los primeros kilómetros contando desde Bahía Blanca, hubo 11 accidentes, con 5 víctimas fatales y 6 heridos.

«Hay que trabajar en la conducta de manejo, porque algunas siguen siendo temerarias», afirmó el decano Pedro Silberman en sus declaraciones a La Nueva. «Cuando uno va por la ruta observa cómo algunos se tiran a pasar sin criterio y asumen riesgos. Si no hay más accidentes, es porque uno tiene un manejo defensivo y se va adaptando», aseguró.

Para el integrante del Grupo Interdisciplinario para el Estudio de las Colisiones Viales la gente, no actúa irresponsablemente por falta de información «porque todos sabemos lo que tenemos que hacer» cuando salimos a la ruta, sino por otros motivos. «Es una falta de cultura solidaria de pensar en el otro, tiene que ver con una cuestión de respeto a las normas», sostuvo.

«En uno de los estudios se trabajó con grupos focales y detectaron que todos decían que manejaban bien, pero que el resto era un desastre. ¡Es clara la dificultad para autoevaluarse!», planteó.

«De todos modos -aclaró-, cualquier accidente tiene que ver con un error humano. Puede haber cuestiones estructurales, y deben existir un Estado presente, educación y controles, que podrían alentar a un cambio de ese factor. Pero el humano es el principal responsable», remarcó.

Para Silberman, el trabajo que realiza la Agencia Nacional de Seguridad Vial, y organismos semejantes del ámbito bonaerense, es «serio, responsable y con estadísticas».

 

http://www.laarena.com.ar/la_pampa-las-obras-una-clave-para-disminuir-lsiniestros-viales-2063247-163.htmlBahía Blanca

Obras Viales

Estadísticas

Universidad Nacional del Sud

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 

Nuestro newsletter

Suscribite y mantenete actualizado
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.

Search