La mirada de los especialistas

El no uso del casco en los pueblos del interior argentino.

Uno de los problemas que aqueja a la sociedad argentina, en segundo y tercer plano, y en segundo plano a personas de 15 a 30 años, son los siniestros viales, causando muertos y heridos graves. 

Ernesto Arriaga

Periodista especializado de tránsito

@ernestoarriaga

 

Uno de los problemas que aqueja a la sociedad argentina, en segundo y tercer plano, y en segundo plano a personas de 15 a 30 años, son los siniestros viales, causando muertos y heridos graves. 

He recorrido más de 16 mil kilómetros durante los tres últimos meses, transitando por rutas del interior, visitando pueblos y pequeñas ciudades, siendo testigo de que, lamentablemente, no se está tomando la conducción de los menores como debería tomarse. 

El Estado, a través de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, está realizando bien su trabajo, pero algunos Gobernadores e Intendentes no. En los pueblos del interior del país, en los que no hay un sistema de transporte, aproximadamente el 80% de la juventud se traslada en ciclomotor o en moto sin usar el casco reglamentario, así sean conductores o acompañantes.
Es preocupante lo que se ve en la puerta de los colegios en pueblitos de Chaco, Formosa, La Pampa, Entre Ríos o Santiago del Estero, en los que los alumnos llegan en ciclomotores de a uno o de a dos, sin sus cascos. 

Y se da otro caso particular: De cada 10 conductores o acompañantes, 3 tienen algún sistema de casco que no es reglamentario. Muchos usan el casco tipo militar alemán, de chapa, de acero, media cabeza y una cinta debajo de la garganta. Eso es peor que nada.

He tenido la oportunidad de charlar con inspectores de tránsito de cientos de pueblos, que coinciden en que “no viene la orden de arriba para abajo”. He visto a inspectores parados en la esquinas de pueblitos del Litoral o del Norte Argentino, viendo pasar a chicas y chicos sin casco, y no los paraban. Porque la orden es no parar, para no “piantar votos”.

Esta situación no es general, pero lamentablemente está ocurriendo. Por eso les pido a los intendentes, que le bajen línea a los inspectores. Considero que una estrategia vial sería primero la de concientizar, a través de campañas. No es hacer una multa, es educar. En segundo lugar, se hace una campaña de prevención, se detiene en la calle al que no tiene el casco, se le advierte y se lo deja seguir. Y por último, se le retira por 6 meses la moto y se obliga a que el titular la retire, luego de pagar la multa. También a ese infractor se lo capacita a través de curso de concientización y seguridad vial, explicándole que el casco salva vidas y que es efectivo en el 99% de los siniestros viales.

Esto no pasa en las rutas nacionales. En donde está Gendarmería nacional no pasa una moto si el conductor y su acompañante no tienen el casco reglamentario. Pero hay falencias en los municipios y en las provincias que deben resolverse. 

Aportar a la seguridad vial, es aportar ideas. Tiene que haber una unidad para que esta problemática se trabaje en conjunto: el Estado nacional, los estados provinciales y los municipios. Con un sistema que contenga la educación, la prevención, el control y la sanción. Que no tenga un fin recaudatorio. Esto es un cambio cultural, es salvar la vida de nuestros jóvenes.
Las estadísticas nos señalan que de 10 muertos o heridos graves en siniestros viales, 3 ó 4 tienen como vehículo protagonista a una moto o una bicicleta. 

Cada ciudadano puede aportar un granito de arena informando, concientizando. Nosotros desde la Asociación de Periodistas de Tránsito y Transporte, lo estamos haciendo. Pero este cambio cultural necesita de todos.

Anuncios - Contenido 1

Detectra - Contenido
Full Collect - Derecha

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.