Últimas noticias

La conducción totalmente automatizada no es una serie de Netflix

Desde los sistemas de alerta por cambio involuntario de carril hasta los de asistencia al frenado de emergencia (BAS), los sistemas avanzados de ayuda a la conducción sientan las bases para la conducción automatizada del futuro.

La empresa de neumáticos Continental está desarrollando tecnologías inteligentes que toman las riendas de cada vez más funciones (mientras que el conductor así lo quiera). ¿La ventaja? Más seguridad y confort, también más comodidad y eficacia.

La automatización traerá consigo cambios radicales en algunos aspectos de la conducción.

En el futuro, la mayor densidad de circulación dará a los conductores el tiempo que necesiten para realizar otras actividades que, hoy por hoy, todavía parecen imposibles.

El tráfico a vuelta de rueda  y el estacionamiento en lugares reducidos ya no serán situaciones intimidantes.

Los sistemas avanzados de ayuda a la conducción ya permiten que el conductor ceda el control vehicular al automóvil en algunas situaciones.

Habrá una evolución clara desde la conducción parcialmente automatizada hacia la completamente automatizada.

Los conductores nunca perderán dinamismo, pasión y goce a la hora de conducir: al presionar un botón, podrán encender o apagar los sistemas a su gusto.

Los especialistas de Continental que se desempeñan en distintas disciplinas están progresando en la tendencia de la conducción automatizada. Por ejemplo, está desarrollando nuevas tecnologías para sensores y sistemas de computación de alto rendimiento para las tareas por venir.

El diálogo necesario entre el hombre y la máquina a la hora de la conducción automatizada requiere nuevos componentes y soluciones.

La inteligencia en clústeres, creada a partir de la flota de vehículos en los caminos, permitirá que los vehículos alta y completamente automatizados vean qué pasa a la vuelta de la esquina (literalmente). Se deben transmitir grandes cantidades de datos en forma extremadamente confiable dentro y fuera de los vehículos. Los sistemas avanzados de ayuda a la conducción, que son la base de este desarrollo, ya están brindando un servicio importante para superar el sexto desafío que enfrenta la conducción automatizada: la aceptación gradual por parte de la sociedad.

Tecnología de sensores: la perspectiva de cero accidentes ya no es una utopía. Los sistemas avanzados de ayuda a la conducción con sensores pueden registrar el área alrededor del vehículo tan bien como los seres humanos (o, incluso, mejor).

Se pueden reemplazar los espejos retrovisores por sistemas de cámaras no solo para aumentar la seguridad, sino también para reducir las emisiones de CO2 de automóviles y camiones.

Continental está investigando el uso de inteligencia artificial para el proceso de desarrollo, está usando su amplio conocimiento sobre tecnología de sensores y unidades de control electrónico a fin de poder incluir los sensores y, en última instancia, evaluar los datos que ofrece.

Conectividad para clústeres: Internet se convertirá en el sexto sentido del automóvil. Los datos de sensores que compartan los usuarios viales conformarán la base de ese sistema, en conjunto con la computadora de respaldo con datos sobre el tráfico. Así se expande el alcance de los sensores y el vehículo puede ver lo que sucede “a la vuelta de la esquina”.

Diálogo entre el hombre y la máquina: ¿Cuál será la estrategia cuando el vehículo llegue a la bajada de la autopista en modo totalmente automatizado y el conductor deba tomar el control otra vez? Continental está desarrollando los componentes necesarios para la interacción a futuro entre el vehículo y el conductor, y está probando nuevas soluciones que se adapten a las demandas cambiantes del diálogo entre el hombre y la máquina.

Arquitectura de sistema: Las arquitecturas futuras de los sistemas para la conducción automatizada deberán gestionar en forma segura la gran cantidad de datos que se procesarán en el automóvil. Se deberá procesar en tiempo real un gigabyte de datos del sensor por minuto. El aumento del caudal del sensor y el aumento en el volumen de datos como resultado requieren una arquitectura electrónica robusta y confiable.

Fiabilidad: En este momento, el sistema avanzado de ayuda a la conducción constituye una función alternativa para el conductor. Con la conducción automatizada, en el caso de una avería, el vehículo deberá seguir su camino de forma segura o frenar en una parada controlada y segura. Ya se están probando sistemas de freno especialmente configurados para las flotas. También debemos tener en cuenta la protección ante un intento de manipular el vehículo. Continental está trabajando en conjunto con otros socios de las industrias automotriz y de tecnología de la información a fin de desarrollar procesos que detecten esos intentos y protejan los sistemas del vehículo de manera adecuada. Este tipo de seguridad requiere actualizaciones continuas del software del vehículo a fin de garantizar que se utilice la última tecnología durante toda su vida útil

Aceptación: La confianza nace del diálogo inteligente entre el conductor y el vehículo. Hoy en día, los desarrolladores de los sistemas avanzados de ayuda a la conducción y de información para el conductor tienen esto en cuenta y, debido a la preponderancia en aumento de los sistemas, están allanando el terreno para que las personas acepten las funciones de conducción automatizada del futuro.

www.seguridadvial.com.ar

Conducción automatizada

Continental AG

Sensores

Software vial

Anuncios - Contenido 1

Detectra - Contenido
Tecplate - Contenido

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.