Últimas noticias

A pesar de la Pandemia, dos Pymes nacionales, compiten y sacan al mercado 2 autos eléctricos

El Tito, fabricado en San Luis, saldrá a la venta a fin de año y competira directamente con su antecesor el Volt Cordobés

Su productor ya recibió pedidos de concesionarios y particulares. Costará unos uSs IO.OOO 
Mientras que las automotrices registran un desplome que, al cabo de dos años, habrá sido del más del 75% en sus ventas, dos pymes argentinas, del interior, ya pusieron primera y quieren pisar el acelerador en la producción de coches, aunque no de los convencionales.


Al cordobés Volt, de Grupo Parodi, se suma el fabricante de productos de electrónica Coradir, que, a fin de año, empezará a vender el Tito, un auto eléctrico que creó en su planta de San Luis, de 5000 metros, y que será el más barato del mercado nacional. Costará unos u$s 10.000, la mitad que su rival, y la empresa asegura que ahorra hasta un 90% de los costos que genera un coche naftero.


Con los dos prototipos ya listos, Coradir está realizando los trámites de aprobación y espera obtener la habilitación en noviembre, para empezar a comercializarlo en diciembre. Una vez que reciba la certificación, aspira a venderlo en todo el país y personalizarlo, según las preferencias del cliente.
Estos proyectos se dan en medio de una fuerte caída en la producción automotriz, que registró un rotundo “cero” en abril y una baja del 48% en mayo, con apenas 4802 unidades, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). La interrupción de la actividad económica por efecto del coronavirus le dio una mayor profundidad a una crisis que existía desde antes del brote y enhebró 16 meses de caídas consecutivas, con un repunte en enero, pero aislado.
Pero Coradir invirtió u$s 1,5 millón (de fondos propios) para montar esta línea de producción. Además del establecimiento que tiene en la región puntana, posee dos más: uno, en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios (CABA) y otro, en Tierra del Fuego. El auto se fabricará y ensamblará en el de San Luis, con un primer lote de 100 unidades, y la empresa generará 40 nuevos puestos de trabajo.
“Desde el punto de vista industrial, ya está culminado el proyecto. Sólo restan los permisos. Por suerte, la pandemia no interrumpió nuestros planes, dado que en San Luis casi no hubo una cuarentena estricta”, explica Juan Manuel Baretto, presidente de Coradir.
“La demanda superó las expectativas. Recibimos muchos pedidos y consultas en los últimos días, por parte de clientes interesados y concesionarios. Es muy posible que se acabe rápido el primer lote. Con esta línea de producción, podríamos hacer hasta 250 autos. Pero, si la demanda continúa en aumento, habilitaremos una segunda línea”, anticipa, y cuenta que piensan crear otros dos modelos luego de Tito: un utilitario de carga y otro, con un chasis de aluminio y llantas más grandes.
La pyme nació en 1995 y se dedica a la fabricación y la venta de artículos de electrónica y electrodomésticos. Además, provee luminaria LED, equipos informáticos, servicios de Internet y software. La idea surgió a partir de la alianza comercial de la empresa con la productora nacional de baterías Probattery. Desde que comenzaron a trabajar en conjunto, hace tres años, llevaron a cabo varios proyectos. Cuando empezaron a pensar en la creación de baterías para dispositivos de movilidad susten- table, como monopatines y automóviles, tomaron conciencia de que había una baja demanda, ya que aún es escasa su producción en el país.
“Tuvimos que generar la propia demanda para dar respuesta a las baterías que buscábamos fabricar. Así fue que nos propusimos generar una plataforma de desarrollo de un auto eléctrico. Es decir, un sistema base que cualquier fabricante puede utilizar para crear su propio modelo. Pero, a medida que avanzamos, nos dimos cuenta de que estábamos cerca de producir un vehículo. Entonces, decidimos crear el nuestro”, explica Baretto, y añade que el desarrollo del auto demandó dos años.
Tito costará la mitad que su competidor cordobés: cuando esté a la venta a fin de año, saldrá u$s 10.000. Se presenta como un vehículo sin combustible y económico, que funciona con un propulsor eléctrico de alta eficiencia y consume un 90% menos que un naftero. “Es silencioso (sin ruido ni vibraciones) y no genera emisiones de dióxido de carbono. Consume menos que un caloventor y eso cuesta hasta 10 veces menos que un auto con motor a combustión”, afirma el número uno de la compañía.
El vehículo tiene una autonomía de 100 kilómetros con una carga eléctrica de ocho horas y su velocidad máxima es de 65 kilómetros por hora, dado que está pensado para ser utilizado en la ciudad. Posee cuatro asientos y los traseros son rebatibles para lograr más espacio en el baúl. Aunque varios de sus componentes son importados, como la carrocería (que es de origen chino), Coradir los reemplazará, en breve, por piezas de industria nacional. 

www.seguridadvial.com.ar

Movilidad sustentable

Automotriz

Ecología

 

 

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 

Nuestro newsletter

Suscribite y mantenete actualizado
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.

Search