Últimas noticias

Cómo cambió la forma de viajar en el AMBA por el aislamiento

El Transporte Público del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) debió adecuarse con medidas excepcionales para enfrentar la pandemia, en tanto que redujo su uso un promedio del 70% durante los seis meses de aislamiento, en relación a los que lo utilizaban en los días previos a la pandemia, según datos suministrados por el Ministerio de Transporte.

El promedio de usuarios en la última semana del ASPO fue de 1.270.000, mientras que, en los días previos al 20 de marzo, cuando se decretó la primera cuarentena, el promedio era de 4.242.500 personas transportadas.

En lo que hace al movimiento interjurisdiccional, en lo que va de septiembre el 61% se registró dentro del Gran Buenos Aires, el 20% dentro de la Ciudad, el 15% desde la Provincia hacia la Ciudad y el 4% desde CABA hacia Provincia, en tanto que los números fueron similares en agosto, julio y junio, con mínimas variaciones.

Dentro de las distintas fases de la cuarentena o aislamiento, se mantuvo la oferta de colectivos en el orden de 10.500 unidades por día hábil para transportar cerca de 1 millón de pasajeros.

Las autoridades informaron a Télam que se aplicaron nuevos protocolos para todas las modalidades de transporte, y al respecto fuentes del Ministerio indicaron que se modernizó e innovó para intensificar las tareas de desinfección de unidades de trenes y colectivos, se incorporaron cámaras térmicas y controles sanitarios en las principales estaciones de tren y se puso en marcha el sistema Reservá tu Tren para garantizar el distanciamiento social en las 5 líneas ferroviarias del AMBA.

También se reforzó el sistema de micros como complemento de los trenes, y se adaptaron las unidades de colectivos para cumplir con las recomendaciones sanitarias, mientras que, complementariamente, se mantuvo una elevada oferta de buses, teniendo en cuenta que en un día normal previo al Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO), circulaban 3,4 millones de usuarios en 14 mil unidades de colectivos.

Para un uso seguro de las unidades, fueron readecuadas para garantizar el aislamiento y se estableció que el ascenso y descenso debía ser por la puerta posterior, al tiempo que se inhabilitó la primera fila de asientos y, con señalética, se estableció una distancia de 1,5 metros entre pasajeros, y se recomendó dejar un asiento vacío de por medio.

También se determinó el aislamiento de los conductores de colectivos mediante la instalación de una aislación física transparente que evita el contacto con los pasajeros y se estableció que la capacidad de transporte quedó limitada a la cantidad de asientos del mismo con el objetivo de garantizar espacio para el distanciamiento social.

En cuanto a los ferrocarriles, se generó el sistema de reserva online para evitar aglomeraciones en hora pico, se colocaron cámaras térmicas y controles sanitarios, se realizaron testeos en estaciones y se organizaron refuerzos de micros para evitar aglomeración en las formaciones.

Del mismo modo, se avanzó en la innovación en desinfección de unidades y estaciones, se realizan testeos a trabajadores de Trenes Operaciones y se realizan controles de temperatura y oximetría en 22 puestos sanitarios ubicados en lugares de toma de servicios las 24 horas.

Respecto a las formaciones de las cinco líneas de tren, se mantuvo en circulación la totalidad de las formaciones disponibles.

Subterráneos

En lo que hace a los subtes, en lo que va de septiembre, la red fue utilizada diariamente por unas 75 mil personas, el 7% de la cantidad de usuarios que viajaba antes de que se declarase el aislamiento, cuando por las 6 líneas y el premetro viajaban 1.112.000 pasajeros por día.

En agosto, la cifra total fue de 1.547.217 usuarios en el mes, un 5% de los que usaban el servicio antes del 20 de marzo, mientras que la utilización en el mes de abril, fue de poco menos del 3%.

Tarjetas SUBE

Las fuentes aclararon que sigue vigente la suspensión de hasta por 7 días para las tarjetas SUBE que hayan registrado viajes durante más de 2 días consecutivos en transporte de pasajeros urbanos de forma interjurisdiccional sin estar vinculadas a un Certificado Único Habilitante para la Circulación.

En cuanto a la utilización de la tarjeta SUBE, al haber cerrado su atención al público desde el comienzo de la pandemia, se habilitaron las gestiones 100% online, tanto en lo que hace a la carga de tarjeta como a la adhesión a la tarifa social y la averiguación de número de tarjeta no legible, por ejemplo.

Se abrieron, además, dos canales nuevos de atención al público para responder a consultas de usuarios a través de Instagram y WhatsApp, y se aumentó el saldo negativo de 52 a 72 pesos en todo el país, pasando de 3 a 4 viajes mínimos.

 

Larga distancia

Respecto al servicio de micros para repatriados, se dispusieron unas 620 unidades para más de 20.000 ciudadanos que regresaron a sus hogares por estos medios y se efectuó un mantenimiento de terminales de ómnibus y terminales ferroautomotoras.

Los servicios de larga distancia regulares fueron suspendidos desde el comienzo de la pandemia para evitar la propagación y circulación del virus entre jurisdicciones.

Fuentes del Ministerio de Transporte informaron que está previsto que las medidas adoptadas mantengan su vigencia durante los próximos meses, en tanto se mantenga el aislamiento social preventivo obligatorio.

Claudio Benites (Télam)

www.seguridadvial.com.ar

Transporte público

ASPO

AMBA

Estadísticas

 

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.

Search