Últimas noticias

Las motos como amenaza y falta de controles: así ven los porteños a la seguridad vial

De acuerdo con un estudio cualitativo realizado por la ONG Mutandis, la percepción ciudadana sobre el tránsito es crítica , muestra una mala convivencia entre los diferentes usuarios de la vía pública y define a la situación como caótica por la proliferación de cortes y piquetes.

Como dato de consenso, todos los entrevistados pidieron educación vial de manera formal en primaria y secundaria y mayores controles y sanciones para quienes manejan alcoholizados.

El estudio se desarrolló durante tres meses, bajo la modalidad de focus group en doce talleres de 6 personas. Cada uno de los grupos de usuarios se dividió por franjas etarias: 18/30, 31/50 y más de 50 años, de ambos sexos. Entre los motociclistas, se incluyó además la distinción entre trabajadores en moto y simples conductores.

En el régimen de faltas de la Ciudad de Buenos Aires la única pena que efectivamente se aplica para infracciones de tránsito es la de multa. Si bien la normativa prevé sanciones sustitutivas (tareas comunitarias, asistencia a cursos, etc.), esto sólo se aplica parcialmente y para conductores de taxis. En sintonía con ello, los participantes mencionan las multas como lo único que hace el Gobierno porteño por la seguridad vial. La mayoría tiene una mirada negativa: se las toma como una acción ligada a la recaudación y no a la prevención de accidentes.

Otro de los temas que se trabajaron en el estudio fue la convivencia en el uso de la vía pública. Se indagó entre los participantes acerca de cómo perciben ellos a los diferentes usuarios de la vía pública, y cómo se perciben a sí mismo en tanto actores del tránsito. La conclusión general es que cada usuario se percibe a sí mismo como responsable e idóneo, y como víctima de los demás, ya sea del accionar del Estado (“obras por todos lados, cortan todo”), de manifestantes (“los piquetes son insoportables”) y sobre todo de los demás usuarios (“yo manejo bien, pero en la calle hay cada uno que no sé cómo le dieron el carnet”).

La relación automóvil-moto mostró una marcada conflictividad. Se indagó sobre el conocimiento mutuo, con preguntas tales como cuáles son los puntos ciegos de un auto en los que una motocicleta no debe situarse (a los motociclistas) o cuáles deben ser las precauciones al girar (a los automovilistas), y los rendimientos fueron bajos. Primó la falta de armonía entre estos dos grupos. Los automovilistas perciben a las motos como una amenaza y los hacen depositarios de conductas ilegales y temerarias. “Van a lo loco”, “zigzaguean entre los autos”, “se mandan de contramano y por encima de la vereda”, “son lo peor que hay, son un peligro”, así como en algunos casos se los vinculó con el delito: “no sabés si te quieren afanar cuando se te ponen al lado”.

Los motociclistas, en tanto, reconocieron que en muchos casos manejan al límite de lo prohibido, admisión que se repitió en el grupo de los trabajadores de mensajería y delivery de comidas: éstos atribuyeron sus inconductas a la modalidad de trabajo a destajo que deben desempeñar. Por otro lado, culparon a los automovilistas que “dicen que no te ven y te tiran el auto encima”, “doblan sin mirar si viene una moto”, etc. 

 

 

 

Anuncios - Contenido 1

Detectra - Contenido
Tecplate - Contenido

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.