Últimas noticias

Bicicleta eléctrica: la nueva estrella de la movilidad urbana

Se llaman e-bikes y son híbridos de motos y bicicletas. Son varias las marcas que ingresan al negocio para aprovechar la demanda potencial.

Son híbridos de bicicletas y motos y causan furor en Europa y los EE.UU.

Funcionan a pedal pero tienen un pequeño motor eléctrico recargable, cuya función es asistir al ciclista. Se las conoce como e-bikes (bicicletas eléctricas) y son las nuevas estrellas de la movilidad urbana. Llegaron al país en 2016, pero ya hay varias empresas y marcas de diferentes rubros y pequeños fabricantes de bicicletas tradicionales tratando de capitalizar la movida en esta etapa incipiente.

La semana próxima, sin ir más lejos, Philco (una marca del grupo Newsan) lanza sus dos primeros modelos, pero hay otros proyectos en desarrollo con fines diversos, entre ellos Motomel (un fabricante de motos) , Volkswagen (para su línea de accesorios), Vairo (la pionera), Winco, Dal Santo y Trimove. La mayoría cuesta entre US$900 y US$1.800 pero algunos modelos de alta gama pueden alcanzar los US$6.700.

Sus impulsores destacan que, a pesar de los altos costos, las e-bikes tienen muchas ventajas con respecto a sus primas, las motos: “No tienen costo de mantenimiento, garage, combustible ni patentes”, coinciden las fuentes del sector. Nicolás Muszkat, director comercial de Shimano, sostiene que “la e-bike es el único segmento de bicicletas que crece año tras año”. Esta compañía japonesa es uno de los mayores fabricantes de componentes del mundo para bicicletas tradicionales y las eléctricas.

Se calcula que en el país se venden entre 800.000 y 1,2 millones de bicicletas al año. Se trata de uno de los sustitutos a los medios de transporte más buscados por la gente y propiciados por los gobiernos municipales para resolver el tránsito congestionado.

La e-bike, en este sentido, ofrece una variante más funcional, versátil y económica que cualquier rodado a combustión. “En líneas generales, las empresas que participan en este mercado son muy chicas, casi de garage”, introduce Felipe Luongo, un ex Shimano y hoy jefe de la flamante categoría de Philco.

La marca de Newsan ingresó al negocio de las bicicletas hace dos años. En los próximos días lanza dos modelos eléctricos, con precios que van de $45.000 a $65.000. “Inicialmente volcamos 500 unidades, pero el volumen irá subiendo a medida que se desarrolle el mercado”, dice Luongo.

Para ser más precisos, las e-bikes tienen claras diferencias con las motos.

En todo caso, son más parecidas a las de baja cilindrada en cuanto a velocidad y potencia, afirman los expertos.

El motor, por ejemplo, enciende al inicio y en paralelo con el pedaleo hasta alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h. Superado ese límite, se apaga. También lleva una batería de litio, que se recarga en cualquier enchufe tradicional, con una autonomía de entre 3 y 5 horas de uso continuo. “Una carga completa, depende del uso, permite recorrer unos 40 kilómetros, como mínimo”, aclaró Luongo.

De una u otra forma, se trata de un mercado novedoso y muchas empresas tratan de aprovecharlo. La devaluación y la incertidumbre económica viene demorando algunos proyectos.

El de Motomel, por ejemplo. La marca de motocicletas, según cuenta el ejecutivo de la firma Javier Mosca, tienen listo los diseños de 7 modelos de e-bikes que lanzarán al mercado bajo 4 marcas. Dos propias (Motomel y Teknial) y dos internacionales: la suiza Scott y la española Orbea. “Tenemos todo preparado a la espera de que el mercado se normalice”, explicó Mosca al Económico.  

 

A la espera del despegue

El despegue del mercado en la Argentina es cuestión de tiempo, asegura Muszkat, aludiendo a la disparada del dólar. “Las e-bikes crecen en todas partes del mundo. En Brasil, por ejemplo, están con pruebas piloto para incorporarlas en el programa de uso compartido. En el país están apareciendo nuevos jugadores y marcas locales e internacionales”, dijo.

A diferencia de los autos y las motos, el mercado de las bicicletas es extremadamente fragmentado en un universo de pequeños fabricantes y artesanos. Muchos de ellos, aseguran en el sector, están analizando ingresar al segmento de las e-bikes, para aprovechar la demanda potencial.

Pero también hay interés en empresas de electrónicos y electrodomésticos, como Newsan. A principios de 2018, Winco (la marca revitalizada por dos empresarios locales) lanzó 3 modelos, con valores de $28.000, $39.000 y $41.000.

“Hoy el mercado es casi inexistente y el primer desafío es instalar el producto”, explica Hernán Zaleski, el gerente del área bicicletas de Winco, una empresa que ofrece 140 productos, principalmente pequeños electrodomésticos.

El ejecutivo subraya que el costo de una e-bike en el país oscila entre $30.000 y $250.000 y “la gente no está dispuesta a pagar esos montos por una bicicleta. Se percibe como un producto caro y aún hay mucho desconocimiento acerca de los beneficios de las e-bikes”. En paralelo, también avanzan los monopatines eléctricos, aunque en la Argentina están mucho más rezagados.

“La movilidad eléctrica -remarca Zaleski- está de moda en todo el mundo. En líneas generales, el monopatín es más usado en los Estados Unidos y las bicicletas eléctricas, en Europa”. Para este ejecutivo, la clave para vender este producto en el país “es que el cliente se suba y la pruebe”.

Hay varios armadores y fabricantes de bicicletas metidos en el negocio, entre ellos Vairo y Dal Santo. También está Peretti, la empresa que le provee las bicicletas a Volkswagen para su línea de accesorios. Desde la firma confirmaron que “estamos trabajando en un prototipo eléctrico para esa marca” y que todavía no definieron una fecha de lanzamiento. Instalada en el barrio porteño de Agronomía, Trimove es una joven empresa cuyo ADN son pequeños vehículos eléctricos, como triciclos y también bicicletas. Maximiliano Carella, socio fundador y estudiante de ingeniería, cuenta que en su planta trabajan 16 personas y que incursionaron en el mercado de las e-bikes hace 5 años. “Hoy tenemos 20 modelos, todos con diseños propios”, dijo. Entre ellos sobresale uno de alta gama, con un precio de US$6.700. “Es un híbrido de bicicleta y moto. Alcanza una velocidad máxima de 119 kilómetros por hora, es muy potente y está pensada para recorridos de alta exigencia”, añadió el empresario y resaltó que algunas de esas unidades se exportan a los Estados Unidos. Todos los productos están basados en componentes importados, que se ensamblan en el país. “Los motores, por ejemplo, provienen de China y los de alta gama, de Alemania. También compramos las celdas de litio y armamos las baterías”, reseñó. No es lo único. Carella comenta que además de producir sus bicicletas (unas 500 unidades anuales) se ocupan de adaptar modelos tradicionales. También fabrican a pedido para eventos corporativos

Todas las noticias de vialidad en el territorio argentino en un solo lugar.

---
 

Nuestro newsletter

Suscribite y mantenete actualizado
© 2018 SeguridadVial.com.ar. Todos los derechos reservados.

Search